La Empresa

Un sueño hecho realidad

Hola buena gente, mi nombre es Osvaldo Agostini y quiero contarles cómo nació esta gran
empresa familiar.

Un sueño hecho realidad.
Esta historia comenzó allá por el año 74, donde  después de ser empleado de GALLEGOS (desde los
11 hasta los 22 años de edad), una distribuidora de golosinas de la ciudad de Santa Fe, de la que
guardo hermosos recuerdos y aprendizaje, decidí emprender por mi cuenta la venta de golosinas
y juguetes, siendo mi mayor anhelo poner una juguetería. El tiempo fue pasando y la golosina
tomando más peso, que con el consejo y  ayuda de mi señora y mi suegro (Don Alfonso) nos
avocamos definitivamente a este rubro.
Nuestro primer deposito fue un garage sobre calle San Martin al 5300, allí empezamos a darle
forma a lo que hoy somos, después logramos construir un local de dos plantas en Pedro de Vega al
3100 (450 mtrs2 ) haciendo realidad el sueño de la casa propia y ahora nos encontramos sobre
Avenida Gorriti 3014, donde contamos con 2 naves (2100 mtrs2 cada una).
A lo largo de todo este tiempo, con aciertos y con errores, hemos logrado superar todas las
situaciones económicas por las que paso nuestro país, con pasos cortos, firmes, constantes y
seguros, donde el cliente, los proveedores y nosotros, logramos una constante de confianza y
trabajo para que el beneficio sea para todos.
Por esta historia pasaron muchas personas que dejaron algo valioso, de la cual están formados
nuestros cimientos: RESPETO-SERIEDAD- CUMPLIMIENTO y la más importante, TRABAJO.
Pensando siempre en un porvenir, la FAMILIA fue el combustible que nunca falto.
Nunca me voy a olvidar de ANTONIO BALDINI (vecino y persona ejemplar) que fue el primero que
confió e impulso para mi primer trabajo, y que con el paso del tiempo, formo parte de esta
empresa, siendo sus ojos los míos.
Contamos con un equipo de trabajo donde cada uno de los integrantes que la conforman, se han
vuelto profesionales en su labor y supieron captar el espíritu y la modalidad de cómo hacer bien
las cosas, capacitándonos día a día para llegar a ser los mejores, proceso que nunca se termina.
Aquí todo se hace con el corazón, logrando de esta forma, diferenciarnos de los demás.
Los proveedores también son una parte importante en esta historia, porque supieron confiar, no
solo sus productos a nosotros, sino también, escucharon sugerencias y observaciones para
beneficio de todos.
Y por último, el capital más preciado, nuestros fieles clientes, que nos han dejado ingresar en sus
negocios y en sus vidas, logrando un acompañamiento mutuo en este mundo de la golosina.
Siento que hemos sido bendecidos por Dios al encontrarnos donde hoy estamos, siempre con la
misma esencia y la humildad que llevamos como carta de presentación.
Somos una empresa familiar, donde tengo el orgullo de que mis tres hijos me acompañen y
compartan mi misma pasión, siendo ellos los que van a continuar este camino, con el mismo
espíritu y amor al trabajo.
Esta es una pequeña reseña de cómo nació esta hermosa empresa y cuál es su contenido, espero
haber podido trasmitir lo que se siente formar parte de la misma, y si no nos conoce todavía, los
invito a pasar, prometo que va a ser atendido como es debido. Los espero…

Un gran abrazo y que Dios los bendiga
Agostini Osvaldo.